miércoles, 22 de diciembre de 2010

Y ya las horas y los días se hicieron humo entre sus labios. No dejaban que hubiera espacio entre su piel que no fuera igual o inferior a dos milímetros. Y él se vició a sus ojos, y los miró hasta no ver más allá de sus olivos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

De copos y almas en el congelador

Al final nevó. Vi nevar, era la primera vez. Y la nieve trajo cambios, aunque tal y como vino, desapareció. Ni siquiera pude deshacerla con las manos como siempre hago con el tiempo. Tan sólo apareció de repente, y lo supe por una llamada de teléfono. "¿Te has asomado a la ventana? Tengo el abrigo blanco". Y salí al balcón muerta de frío sin pensármelo. Como tampoco me pensé impregnarme en el polvo que acumulaste en mi cama. Contigo también sentía frío, pero era de otra manera. A tu lado siempre me temblaban los muslos. Y a veces tal vez se me estremeció el corazón, aunque siempre lo niegue si me preguntan, porque ni yo misma estoy segura. El invierno envolvió hasta nuestras pupilas y sus brillos y ni siquiera lo intentamos evitar.
Pero desde entonces no ha vuelto a nevar, ni tú has vuelto a aparecer.

miércoles, 8 de diciembre de 2010


1 1 1


c i e n
t o · o n c e

que se dice pronto :)

miércoles, 1 de diciembre de 2010

December

Está a punto de nevar. Me gustan estos momentos en los que todo el mundo espera algo, expectantes, atentos al cielo y a sus mullidas y grises nubes. Como si todo se detuviese. Yo incluso miro las páginas del tiempo varias veces. Hace que me vuelva impaciente.

Ahora, que estamos todos tan lejos, aunque casi nos rocemos por las calles, algo nos une. El frío, el aliento nublado calentando las manos y las farolas reflejadas en los ojos desde por la tarde. Y Diciembre.

Acabo de mirar por la ventana. Está a punto de nevar.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Things I love

Los pájaros sobre los postes de luz.
El silencio.
Comer patatas fritas con los dedos.
Reconocer por la calle de repente ese olor.
Las doce de la noche.
Ver las cosas girar en el microondas.
Las tormentas de verano.
Romper el papel de regalo.
Lamer la tapa del yogur.
Hacer pulseras y collares con clips.
El olor a pintura.
El calor del papel recién impreso.
La última frase de un libro.
Aguantar la mirada y que la aparten antes que tú.


¿...y a ti?

lunes, 8 de noviembre de 2010

Me gusta romperte los tímpanos
con palabras nunca dichas
y hacer realidad lo que creíste imposible.
No hay nada como mirarte
y que me tiñas de azul.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Ya no busco tus ojos, ni me pregunto si tus pupilas se encienden al escuchar mi nombre. Ni acaricio las viejas paredes con las manos para encontrar las muescas que antes formaban nuestros nombres. Ni giro la cabeza cuando me cruzo con otro que no eres tú y huele a ti. No, no. No huele a ti, huele como tú. Eso es, como tú, no a ti. Ya no apareces en cada canción como si fueras niebla. No, ya no me nublas. Ni me dueles. Ni eres mi estigma.



...tal vez todo esto suceda, cuando yo sea la primera en creerlo.

domingo, 24 de octubre de 2010

I'm the gunpowder, you're the fuse

Me has metido una granada en la faringe y has tirado de la anilla. Sólo es cuestión de tiempo que explote y yo quede esparcida por toda la ciudad. A veces me suena hasta bien.
Me desgastas la vida y las ganas. Y las agotas. A las dos. O mejor dicho, a las tres, me incluyo.

No soy una mujer. Soy dinamita.

miércoles, 20 de octubre de 2010

sábado, 16 de octubre de 2010

- Prométemelo. Prométemelo, por favor. Por favor, Lucía. Prométeme que volveremos a vernos.
- Que sí anda, no seas bobo, que sí, que te lo prometo.
- Prométemelo por tu primer beso.


Y dejé de respirar. Dejé de respirar porque fue él quien me lo dio. Y porque fue el suyo también.

martes, 12 de octubre de 2010

El problema es que ella me recuerda lo que hiciste. Pero eso no es lo peor, porque eso ya he aprendido a soportarlo. Lo peor es que imprime en la mente que fuiste suyo. Más suyo de lo que nunca podrás ser mío. Y eso, por más que bebo lo tengo atragantado.

Llegué tarde, he llegado tarde.

lunes, 11 de octubre de 2010

Antes que nada, debo agradecer este par de premios que me han dado. Siempre me han parecido algo un poco tonto, pero reconozco que es una bonita manera de decir "me gusta lo que haces", y hace que siga con el blog.
G r a c i a s, especialmente a Soñadora con E y a Elendilae.
Y a los 98, por supuesto.

Ahora creo que es cuando debo darlos yo, así que...

La Chica de los Labios Rojos
Sueños de Plata
El frío le enrojece las pestañas
Morning cuddles
Mi gran sueño es ser mediocre
Cartas para Dana

martes, 5 de octubre de 2010

Wrong

Es la sensación de estar en el lugar equivocado, abrazada a la persona incorrecta y mirando unos ojos erróneos. Esa viscosa sensación. De que nada esté en su sitio, y mucho menos tú. Te engañas a ti también. Y al fin y al cabo ya da igual, ya has dado el paso, ese paso, que te hace encadenarte y cerrar el candado. Ya has cruzado la línea. Y aturdida, confusa y con la visión borrosa, te dejas llevar hacia algo que ni siquiera tú conoces.



(Salamanca es altibajos y desniveles, en todo lo que podáis imaginar)

Y por cierto, queremos confirmar y reafirmar nuestra locura en:
Historias de un piso de estudiantes.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Que navegues y naufragues en mi cuerpo. Que embarques en mi ombligo y desesperes a la deriva esperando un destino mejor. Que el vello de mi cuerpo sean las olas que encharquen tu piel. Que fluyas, como nosotros en cada mirada, como el mar, inmensos, infinitos. Que me desgastes los labios de salitre. Que me agarres las muñecas y aprietes. Que me salgan callos en las manos de tocarte. Que seamos arena tibia y templada. Que me sudes, que me lamas, que me retuerzas y que me duelas, lo suficiente para volverme aún más loca. Que me cuelgues de tus esquinas y me hagas adicta a ti, hasta los tuétanos.

Pero que no me enamores, o estaré perdida.


(Primer día en Salamanca. Que comience la función)

domingo, 5 de septiembre de 2010

Hay un niño con los ojos de agua, que todavía lo es, y probablemente la infancia no se le cure en toda la vida, de manera irremediable. Irremediablemente intenso, musical, luminoso. Sí, exacto, él es luz. Luz de mares y sombreros. Y si separa los labios la tierra sólo puede echarse a temblar. O quizás sea cosa mía, y la que tiembla en realidad soy yo. Pero si su aliento me roza me muero un poquito menos.
El niño de los ojos de agua ha despertado. Sálvese quien pueda.
El niño de los ojos de agua me ha mirado, y yo sólo quiero ahogarme en sus pupilas.




(Y con vuestro permiso, y el de ella, talento y arte sublimados a la potencia de mujer y un color: La Chica de los Labios Rojos)

jueves, 2 de septiembre de 2010

Free kiss

Imprimiste fajos enteros de "Vale por un beso", prometiste llevarme siempre las maletas e incluso me dejabas ganar cada vez que discutíamos. Juraste ir conmigo a donde fuera, si yo en la otra mano llevaba mis puntas. Renunciaste a todo por algo que parecía imposible. Las manecillas del reloj competían por ir más rápido cada vez que fundía mis labios en tu piel.
Cuando dos personas tienen que estar juntas, ten por seguro que acabarán unidas. Como nosotros, y sabes que esperar nunca se me ha dado mal.

No vamos a hacer historia, no. Porque lo nuestro ya es leyenda.

jueves, 26 de agosto de 2010

Me escudo en indiferencia y desenfreno, en pereza y desidia para el amor y para repetir susurros. Como si pudiera olvidar cualquier mirada que se clava en mis hombros por las noches. Como si no fuera a recordar las copas que yo no pago y que nunca van a más.
¿Que por qué? Porque no puedo soportar la idea de convertirme en un número más para alguien o que dude de mi nombre a la mañana siguiente. Me aterra la idea de formar parte de una lista borrosa.
¿Pero a quién quiero engañar? Soy una romántica enfermiza. Que se sonroja con los detalles clásicos y sonríe cuando no sabe qué decir. Que se derrite con una caricia en la espalda y explota con un beso. Como si la hubieran rescatado del siglo pasado.

Quiero que me hagas sentir así. Y ya.

martes, 24 de agosto de 2010

Me enloquecen tus mayúsculas en la palma de mi mano.

domingo, 22 de agosto de 2010

No es por su media sonrisa. Ni porque arrastre cada sílaba de su nombre en silencio. No es porque me brillen los ojos con su luz y sus palabras, ni porque me bailen los dedos entre sus espacios. Ni por los trabalenguas y los laberintos. Ni porque me vuele el aire entre las manos. Ni porque me vea con los párpados cerrados y destape las mentiras de mis labios y mi espalda. Ni porque quiera romperme el pecho.

La verdad, es que creo que me faltan razones y me sobran motivos.




(y ya vuelvo para quedarme, espero)

miércoles, 18 de agosto de 2010

Sólo podía ver el precipicio que había dejado tras ella. Un dolor ajeno, pero inevitable e irremediable. Culpa, ascuas y brasas que aún no habían dejado de dar calor y una inquietante sensación de ligereza.
Comenzaba un camino sola. Su camino.
A partir de ahora todo sería nuevo, hasta las sábanas en las que dormiría y el suelo en el que otros temblarían por ella y por sus ojos. Todavía le costaba imaginar y admitir que no sería la mirada de César la que la desnudase, pero cuando ya sólo quedan besos por compromiso, no quedaba mucho más por hacer.


¿se-ten-ta-y-cin-co? vosotros sois muy bonitos me parece a mí ;)
(me voy hasta el domingo que camping, prometo volver)

Burn. ¿A que es genial?

martes, 17 de agosto de 2010

Olas y luces

No es la historia de chico conoce chica. O tal vez un poco sí. Es la historia del primer beso y seis años borrosos hasta llegar aquí. Y tú, intermitente. Como las mareas del Mediterráneo.
No voy a ser la que espera y suspira, ni la que se abre el pecho para que venga un balazo a reventarla a bocajarro. Porque hasta los latidos se cansan de latir.

sábado, 14 de agosto de 2010

Argentada

Definitivamente no era una chica corriente. Delgada y con el pelo oscuro enmarcándole la cara y sus grandes ojos profundos. Como tantas otras con las que te cruzas cada día. Y sin embargo en una sola mirada conseguía atraparte. Era una montaña rusa, y tenías que agarrarte fuerte con cada looping, o caerías al suelo.
Dormía en bañeras, se contaba las pecas de la nariz y en casa nunca se ponía pantalones. Miraba a las farolas de reojo y retenía la luz de la luna en la palma de la mano. En la misma con la que daba de comer a los leones. Y a ti.

jueves, 12 de agosto de 2010

Glitter smile

¿Sabes qué? Hacía tiempo, tal vez y probablemente demasiado, que no leía algo tan bueno y que me hiciera pensar "me gustaría ser ella".

Es sorprendente. Siempre confundo el azúcar con polvo de estrellas y la purpurina con el de las hadas.



(Sí, he vuelto :) y he echado mucho de menos esto)

jueves, 5 de agosto de 2010

22:13. Tú dando tumbos. Como siempre, supongo, aunque no lo sé a ciencia cierta, sólo lo intuyo en tus ojos. "¿Te encontraré?" No debes decirlo en serio. Precisamente ese es el problema, que vengas cuando vengas, vas a encontrarme aquí, con las manos sobre las rodillas. Probablemente tú no lo harías por mí. No me extraña, es lo más inteligente.
Tú. Y mis labios estallan.

Sólo el universo es infinito, y yo, como no-universo, he llegado al límite. A partir del último punto comienza mi propia carrera. Tu dorsal está en el suelo. Alcánzame si te atreves, valiente.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Crossfire

Si quieres jugar, no has podido elegir mejor contrincante, pero cuidado, no quieras parar en pleno fuego cruzado. No habrá oportunidad para arrepentimientos ni palabras viejas o amables. Sólo el plomo de la cama y cada beso que me insertes entre las costillas. Espero que no me perfores los pulmones. O me atravieses el corazón.

viernes, 30 de julio de 2010

My own jail

Vértigos. Abismos y miedo a lo que se avecina de manera inevitable. Como el tiempo, por definición, imparable.
Los cambios a veces son necesarios, pero hay quienes nos acomodamos en la rutina y a lo conocido.

Cuando a un pájaro se le abre la jaula, y permanece en ella.

(foto de speechlessphoto)

jueves, 29 de julio de 2010

Desliz(ate)

Las ganas de verte patalean en mi estómago.
Te pienso tan fuerte que es imposible que no notes algo.
Teniéndote en frente, no sabría si empezar o terminarlo.
Si tú no abres fuego, no seré capaz de perdonártelo.

Para ser un desliz te deslizas una y otra vez.

Tu espalda se ríe y te empuja al este de este mapa.
Tu cuerpo y el mío, se chocaron y ahora se dilatan.
Puedo imaginarme que te asfixias fuera de mi falda.
Silbando bajito, fingiré que no importaste nada.

Vaivencida.

P.D. Ad - mi - ti - da (sonrisa ENORME)
P.D 2. Sois los 57 más bonitos del mundo. Graciasmil.

lunes, 26 de julio de 2010

Tú no lo sabes, pero el sábado fui, por caprichos del cumpleañero, Caperucita Roja. Hacía unos 18 años que no me transformaba en ella. Esta vez era una niña con bolso rojo, en vez de cesta, y con una cremallera rebelde de un vestido algo imposible. Cuando lo que menos me importaba era precisamente eso, tú escribías desde Londres sobre romper las mediciones normales del tiempo, sobre lo que tú creías que era sólo el recuerdo de un beso, y que no hace más que asaltarte. Has querido que me fije en la palabra "bastante". Y me has llamado danseuse. Es como si supieras qué decir en cada momento, y yo sin embargo, mido cada sílaba.

viernes, 23 de julio de 2010

En la espalda del sol

Satélites flotando por el Universo en busca de señal.
Señales de vida en su constelación. Electrocardiograma de amor
Destellos de mil años luz.

Zoe.


(foto de sokoolka)

martes, 20 de julio de 2010

Laberintos

El problema es que yo sigo aquí, mirando de forma automática e inevitable a tu puerta. Como empecé a hacer desde antes de aquel verano. La diferencia entre tú y yo la marcan tus ojos, que paran el tiempo y me vuelan las palabras. A veces creo que también te las vuelan a ti. Por tu incongruencia, que me está volviendo del revés.

viernes, 16 de julio de 2010

jueves, 15 de julio de 2010


Asomada al quicio de la cama, mientras su pelo se descuelga por la sábana casi besando el suelo. Y su mirada, perdida, navega, divaga, naufraga.
Y da media vuelta y la melena la sigue, derramada por la almohada.
Siempre fue agridulce, con tendencia espontánea a la melancolía, pero con la misma predisposición para el amor.

viernes, 9 de julio de 2010

6...

Entró en aquel bar con él. Tenía la sensación de que sería la última vez. Las serpentinas en el estómago se habían convertido en mariposas y habían decidido echar a volar. Sonrisas, sí, pero vacías. No buscaba sus ojos, ni su boca, ni su piel. Él en cambio continuaba pensando que su búsqueda había concluido para siempre.
Con las cervezas ya en la mesa, Lara trasladó todo su pelo hacia un lado, el calor todavía era asfixiante a pesar del aire acondicionado. Miró hacia la barra y el camarero le hizo una seña para que recogiera el plato. Se acercó y miró un puñado de tristes kikos sobre una servilleta. "Vaya, qué original, cuánto esfuerzo y dedicación". Cínica, siempre.
Después de una conversación vaga y sin fundamentos, y con alguna risa dispersa, le entró hambre. Él le cedió el plato y se levantó para pagar la cuenta. Lara terminó de crujir la sal entre sus dientes y miró la servilleta. Abrió un poco más los ojos, y no pudo evitar que una sonrisa inundara su cara. Volvió a mirar esos nueve dígitos. Claros, definidos en rotulador negro. Antes de que él se diera la vuelta, observó de reojo al camarero y cómo él repetía la misma sonrisa mientras ella guardaba el papel en su bolsillo.

miércoles, 7 de julio de 2010

I can’t believe how you looked at me with your James Dean glossy eyes

domingo, 4 de julio de 2010

Calor. En invierno sólo podía pensar en que el verano fuese asfixiante. Deseo cumplido. A veces me da miedo que se cumplan mis deseos, por si duran poco, o se terminan rasgando y desvaneciendo. Quiero que cuando diga 'tú', esté implícito tu nombre. Sí, el tuyo.

Siempre he querido ir allí. Tal vez podrías ser un guía magnífico, aunque desde aquí jamás podré comprobarlo. Te ofrezco humo, mi piel y mis miradas entre largas pestañas. Y hierba. No, esa no. O bueno, sí, como quieras. Como quieras.

¿Me invitas? Te invito.

viernes, 2 de julio de 2010

BCN

Purple. Your marvelous sea eyes. The kiss that you didn't give me. Our kiss in the last look.

domingo, 27 de junio de 2010

Si la danza fuera fácil, se llamaría fútbol.


(y ya sois cuarenta-y-uno.graciasgraciasgracias)

viernes, 25 de junio de 2010

Sir Jackson


Nobody can't say that he is heard every day, thousands of times. You can do it. Only you.

martes, 22 de junio de 2010


El día que la llame, el día que la mire y estudie cada uno de los movimientos de sus volantes. El día que la roce sin que sea por accidente. El día en que las excusas se conviertan en el mejor de los motivos. El día que abra sus ojos y lamente no ver los suyos, entonces, podremos hablar en presente y tal vez en futuro. De indicativo. Y dejar los deseos y el 'casi' para el resto de los mortales.

sábado, 19 de junio de 2010

Lo noto. Tal vez tú también. Las sonrisas a destiempo. Aleteos. Escaleras que no llegan. Miradas sin correspondencia. Tu camisa. Tu nombre, y yo no contesto. Nervios que no desaparecen con alcohol. Escalofríos. Pestañeos desacompasados. Amapolas en las mejillas.

Desconocidos casi conocidos.

viernes, 18 de junio de 2010

Pajarito ♥

No suelo escribir este tipo de cosas en el blog, pero esto ha hecho que Pájaros en la cabeza tenga más pájaros que nunca.

Estoy emocionada. Pero en grado sumo.
Empezaré como debe hacerse, por el principio.

Anoche mi madre apareció con una pequeña caja. Me dijo que una de sus amigas había encontrado un polluelo delante de su casa y no podía quedárselo por su gato (ya ves tú, yo tengo una perra que siente pasión por los pajaritos, pero es más controlable) Yo no quería quedármelo, pensaba que probablemente moriría al poco tiempo, y mi alma de veterinaria frustrada se me estaba partiendo.

Esta mañana le he preguntado a mi madre por el pequeño ser de la caja y me ha dicho que sólo había bebido agua.
Suerte la mía de que uno de las aficiones de mi vecino, que es un hombre "para todo" (jardinería, cocina, bricolaje... lo que echen), fueran los pájaros. De pequeña entré en su casa y me enseñó una habitación con decenas de ellos, y podrían salir y entrar según les viniera en gana. Esperé a que fuese una hora medianamente decente y me acerqué a su casa. Le conté la historia y me dijo que era un "avión", que se les llamaba así porque hacían sus nidos en sitios altos y planeaban mucho y nosequé. Que la madre los alimenta de insectos y no había nada que hacer.

Juro que volví a mi casa llorando como una tonta.

No me di por vencida, busqué por internet centros de recogida sin ningún éxito, así que me puse a mirar consejos para criarle. No saqué mucho en claro, y nada resultó. Le saqué un ratito al campo, a ver cómo se defendía. Nada, el pobre era carne de cañón.

Decidí en un intento desesperado, llamar al veterinario. A la tercera fue la vencida y me lo cogió, dándome al momento un teléfono. Primero busqué en google dicho número: Centro de Recuperación de Fauna Silvestre y Educación Ambiental "Los Hornos". Llamo (...) y al ratito me devuelve la llamada un chico, preguntándome cómo llegar a mi casa, y acabamos quedando en un sitio cercano. A los 10 minutos le tengo frente a mí. Gracias, Pajarito, por haber acabado en mis manos y hacer le que conociera. Simpatiquísimo y sorprendido de ver a alguien tan joven hace un parte y me pregunta sobre el estado del pájaro y que "está muy vivo" (pues claro, que yo le traté con mucho amor) Y qué guapo era.
Después de despedirnos, darme la copia del informe y asegurarme que sobrevivirá, me grita que el teléfono está ahí apuntado por si tengo que dar otro aviso (¿y cómo te crees que he dado contigo, bonito?) Miré la firma: Andrés. Sonreí.

Pienso llamar dentro de unos días preguntando por Pajarito. Hasta le echo de menos...

miércoles, 16 de junio de 2010

Go away

Es una historia de lunares, de sábados por la mañana quemados por el sol, de resaca, de un continuo devenir de escalofríos, de incertidumbres en aquellas noches sin reloj, perdiendo los papeles. Música desparasitando mis arterias. Bebidas líquidas han disuelto mis noches. Caminos y silencios. Sé lo que me hace bien, y persigo con devoción ciertos males. Tengo imantadas ciertas partes de mi cuerpo. Entonces me pierdo en cromatismos, en cristales de capas arrítmicas. Entonces pierdo los pocos prejuicios que me quedan. Una estampida de deseos es susurrada a un oído, los odios menguan, el deseo crece... y en un intervalo de tiempo tan minúsculo como la onda que ya ha muerto en un charco, hay miles de contradicciones, y un movimiento acertado que encuentra la luz.
Que alguien, quien sea, me proponga un "vámonos lejos".

jueves, 10 de junio de 2010

Nunca he amanecido, siempre he llegado tarde.
Evidentemente no es a mí a quien buscas.

miércoles, 9 de junio de 2010

Zoo(i)lógico

Hay un bichito rebotando por todo el salón, pero ya le perdí de vista. La perra no me deja estudiar, porque en cuanto le hago cosquillas una vez, insiste insoportablemente en que continue. Y acabo de encontrar una minibabosa bebé por el salón (sisi, por el salón) no ha querido subirse a mi boli verde, asi que he conseguido que acabara en un clinex y la he sacado al patio (pañuelo incluído), que llovía muy suave.

(Me quedan aún algunos días. Quiero que acabe ya, y por otra parte necesito otra semana para defenderme medianamente bien, pero como probablemente acabe en una carrera mediocre en la que además no necesite nota, tampoco me llevo (mucho) las manos a la cabeza).

domingo, 6 de junio de 2010

domingo, 30 de mayo de 2010

Noveno mandamiento

-Hagámos que piensen mal.
-No seas tonto anda, que eso está muy feo. Además, sería cruel para ellos dos.
-¿Y?
-Que no quiero que piensen nada, y menos eso.
-Bueno, entonces hagamos con que piensan mal.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Apariencias

¿Cómo era aquello de las líneas paralelas?

lunes, 24 de mayo de 2010

U

Lo sabes, siento predilección por los que se encierran entre las paredes de su cuerpo, los que creen que todo lo que tocan lo destruyen, como yo. Quienes afirman que no están hechos para nadie, ni siquiera para sí mismos y sin embargo, las ganas de comerse el mundo les superan.

Él era así, diferente a todo lo conocido e imaginable. Sólo sabía hablar con rimas. Inconformista por naturaleza. Obstinado, irreverente... pero cálido. Estar con él era como el sol en la cara, aunque podía quemarte. Y yo siempre he sido un incendio en potencia.
Ya da igual, ha pasado mucho tiempo. Ambos tiramos la coraza y nos dejamos la piel.

viernes, 21 de mayo de 2010

De cafés amargos y medias sonrisas.

A la mañana siguiente todo el negro de sus ojos estaba difuminado, formando un borrón. Se dio la vuelta en la cama y se dio cuenta de que no reconocía la habitación. Miró hacia la mesilla: un envoltorio arrugado y un par de vasos al lado de una botella sin etiqueta.
A pesar del frío de la ciudad y la ventana entreabierta se sentía bien.
Miró al otro lado. Nada, o mejor dicho, nadie.
Se sentó en la cama y comenzó a escuchar un ruido de vasos. Entonces apareció él con una bandeja y el pelo aún más revuelto que la noche anterior, o eso le parecía.

- No sabía si te gustaba el café.
- Sí, me gusta.
- Entonces he acertado, aunque tu cara me dice que eres más de colacao.
- También.

Él sonrió, y cogió la única tostada que había en el plato.

- ¿Tienes hambre?
- No ¿debería?
- Supongo, ¿seguro que no quieres nada?
- No, de verdad.
- Bueno, yo voy a hacerme otro.

Y se marchó cerrando la puerta tras él, de nuevo con una sonrisa en los labios.
El café estaba demasiado amargo para su gusto, le solía poner más azúcar (a todo) y estaba casi tibio, pero se lo bebió igual. Se puso su vestido rosa pálido, tirado cerca de la cama, que se confundía con su piel y encontró la cocina.
Él al verla, se puso frente a ella, y la miró.

- No sé llegar a casa, creo.

Sin inmutarse, la cogió la cara y la besó, lento, despacio, como había hecho unas horas antes mientras se le perdían los dedos en ese vestido.

Se marchó. Y él le abrió la puerta como siempre, sonriendo.

lunes, 17 de mayo de 2010

Rojas. Rosas. Blancas.


Abrir los ojos.
El sol te ha despertado. Él y los gorriones.
Mirar por la ventana.
Las amapolas han formado una mancha de mermelada en el centro de todo.
No hay nubes.
Ni estás tú.

Hoy voy a abrir amapolas.

martes, 11 de mayo de 2010

Todo empieza por los ojos

-Oye...
-Dime
-Que sí.
-¿Que sí, qué?
-Que sí a todo lo que imagines conmigo.

lunes, 10 de mayo de 2010

Te has vuelto muy poético. Muy... no sé, muy diferente a lo que conocí a los 13 años.
Me he vuelto a cruzar con tus ojos de hielo en un paso de cebra y me he dado cuenta 27 segundos después. Me he detenido, me he dado la vuelta y he sonreído. Me diste mi primer beso, el primero y el último. Y la verdad, me gusta más que sea así.

sábado, 8 de mayo de 2010

Me gustaría que me miraras al menos una vez, y no te arrepintieras de haberlo hecho. Intento, las reducidas veces que hablo contigo, ser lo más fiel a mí misma sin parecer una completa demente y cargante chica que intenta malamente y como puede esconder sus cartas, que se resbalan de sus manos por los nervios y el sudor.
Sé que tarde o temprano te voy a decir todo esto, aún no sé muy bien cómo. Y en el mejor de los casos, te sentirás halagado y desconcertado, pero hasta yo sé que no ocurrirá nada después de eso.

Esto es de locos.

viernes, 7 de mayo de 2010


Tiene ganas de que alguien le apague las ganas, de dejar amor en la ventana, de hacer desayuno para dos. De morderse el labio con una sonrisa, de lunares en la espalda y besos en la nariz.
Y mira que le gusta estar sola, de verdad. Sabe estar sola, pero no sabe vivir sin pensar en alguien.

jueves, 6 de mayo de 2010

M.

Todos tenemos alguien a quien conocemos sin que nos conozca. Está lejos, pero qué más da. Te sabes todas sus fotos de memoria, incluso has pensado en imprimir alguna y ponerla en la pared de tu habitación y piensas "Maldita obsesiva, te estás volviendo loca. Aterriza, so tonta".
Ni siquiera sabe que existes, y tú miras su blog casi a diario, leyendo con avidez. Y se te ponen ojos tiernos cuando lees esas palabras solitarias, que reclaman cariño, con ganas de ilusión y besos de más de una noche y te(le) dices que tú tal vez... Pero él nunca lo sabrá. Ni tú tampoco. Quizás es mejor así. Sólo quizás.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Soy una cerda comiendo gusanitos.

lunes, 3 de mayo de 2010

Desidia

Tengo hambre.
No he dormido (y lo poco que he dormido me ha servido de poco o nada).
No soy alérgica y nunca lo he sido, pero creo que este año sí.
Debería ducharme y no me apetece.
Tengo que estudiar y no quiero.

sábado, 1 de mayo de 2010

Congratulations, black lizard

Eres uno de los mejores bloggers que he seguido. Te sigo desde hace... ¿dos años ya? Algo así es más, dentro de unos días se cumplen esos dos años.
Empezamos a hablar, nos precipitamos, y terminamos por frenar. Aunque realmente quien puso el freno de mano fuiste tú, de todas maneras, eres quien sabe conducir de los dos. Y poco a poco, desapareciste.

Sólo quiero recordarte que me reía contigo, que aún guardo el lagarto negro que te hice y que quizás acabe dentro de unos meses a unos metros de ti.
No pretendía enamorarme de ti, ni que perdieras la cabeza por mis huesos. Pero formas parte del 25% de personas que son capaces de mantener una conversación medianamente normal. Y a veces, me acuerdo de ti.

Pero a ti ni te importa. Ni lo sospechas. Y te da igual.

viernes, 30 de abril de 2010

No sé fumar.

miércoles, 28 de abril de 2010

Down the road, later on, you will hate
that I never gave more to you than half of my heart.
Half of my hearts got a right mind to tell you
that half of my heart won’t do.


John Mayer.

viernes, 23 de abril de 2010

Automatic imperfection

No tengo fuerza de voluntad ni nada que se le parezca. Me he dado por vencida en eso de llegar a ser algo parecido a una bailarina. Siento un desprecio casi patológico hacia las modernas y las chonis. Soy un desastre, nunca tengo un duro (tal vez por eso odie tanto a las modernas), detesto los tacones excesivamente altos, hago broches bonitos de fimo, mi pelo es odioso, nadie sabe de qué color son mis ojos. Soy otra pobre Miss Carrusel. Me olvido de saludar por la calle, me pinto mal las uñas, me muerdo la piel del labio inferior, mucho. Me olvido de hacer la cama, fregar los platos o limpiar el polvo. Me da miedo hacer un huevo frito. Como todo lo que no se debe y a deshora, siempre. Siempre hablo de más y duermo menos de lo que debería. Sueño demasiado. Estoy totalmente en contra de la raya en medio. Tengo tiempo que me gusta malgastar. Saco conclusiones equivocadas. Suelo dejar todo para el último día. Soy un bicho raro, lo sé, y a veces pido que me entiendan, aunque no me entienda ni yo. Me considero una persona agradable, que sabe estar seria, y también reír. Tengo los sentimientos a flor de piel siempre, y sin embargo, a veces me comporto fría y distante, para que por si me quieres, lo hagas un poco menos. No suelo caer bien cuando me conoces. Se me olvida preguntar por las personas, o llamarlas por teléfono. No quiero enamorarme. De mayor quiero ser indie, que no me importe no llevar el pelo perfecto y las camisas que me ponga sean de él. Me he pasado la infancia deseando crecer y ahora, me arrepiento. Quiero vivir en NY, en Londres, en Madrid, en Barcelona, San Francisco, Los Ángeles y Berlín (con un par de ellas me conformo). Me gustan las canciones tristes, y las que escucha poca gente. Me gusta recomendar cantautores que componen en inglés y aunque no entiendas la letra, hablan de ti, te hablan a ti.