miércoles, 22 de diciembre de 2010

Y ya las horas y los días se hicieron humo entre sus labios. No dejaban que hubiera espacio entre su piel que no fuera igual o inferior a dos milímetros. Y él se vició a sus ojos, y los miró hasta no ver más allá de sus olivos.

3 comentarios:

  1. Eso es ser "uno" :)

    Besos pegados a la piel

    ResponderEliminar
  2. y luego, cucharita en la cama. seguro.


    (sonrisaconhoyuelo)

    ResponderEliminar
  3. Vaya cuatro ojos que estáis hechos :)

    ResponderEliminar