domingo, 3 de junio de 2018

don't cry over spilled guilt

"You're my favourite painting"


Son las piedras de tus ojos los libros que aún no he leído,
y veo azules los acordes que rozas y encuentras en mis costillas.

Cruzando mi camino blanco tachas las líneas que marqué
haciéndome dueña de lo ajeno.
Olvido los andamios, olvido las promesas, olvido los aciertos.
Me olvido de mí.

Fundimos el decorado, salvamos las horas y abrimos la noche.

Trazando mapas.
Corriendo velos.
Paciencia de ti.

Te guardo el secreto, me muerdo la culpa, te duermo los sueños. Brindo por ti.

domingo, 1 de abril de 2018

petricor.

Querría decirte que sonrío en cristales,
que cuento las palabras para que nunca sumen siete
y cierro los ojos para no perderte de vista.

Juego a adivinar donde estarán tus cicatrices
y quién fue el táser que marcó tu mitad.
Mientras tú me juegas al despiste, como si tuviéramos nueve vidas y no sólo este momento,
yo subo la apuesta a que tus cielos guardan caleidoscopios
que liman los salientes de tus hombros.

Sigues sin saber que he caído en tu voz en espiral
y que por ojos tengo perlas de olvido.
Que ya imprimí mis manos en tu piel de jengibre
queriendo cambiar la historia aunque repitamos escenario.
Por mi parte, intentaré que no te veas recogiendo mis caricias
ni llevaré la cuenta de lo que me queda por contar.

Interrumpe mi futuro. Irrumpe en mis planes.

Déjate convencer.

jueves, 1 de marzo de 2018

Molino de agua.

"He is still looking for something in every girl that he can only find in himself. That's sad"


La culpa no es tuya por hacer lo de siempre. Es mía por quedarme a donde nunca debí haber vuelto.
Tú, animal de costumbre manida.
Y yo, intentando merecer un sitio dos tallas menor.

El retorno del alquitrán por las paredes del estómago por no sentirme suficiente.
(suficiente para quién, si quizás no lo fue él conmigo)
Entonces me veo mirándome en el espejo de otra persona huyendo mi rostro.

Ahora, como impuntual sin remedio, también llego tarde a lo que creo que es nostalgia, pero que sin embargo, no repetiría en ningún momento.

Tal vez sólo sean las náuseas de ver duplicadas las mismas palabras de forma exacta. La decepción sin rima. La incredulidad de ti, ya para siempre.

Me sorprende mi sorpresa.

Siempre
haces
lo
mismo.

domingo, 15 de octubre de 2017

VI.

La muerte me hace rabiar, como un amigo.
José Monge Cruz, Camarón de la Isla.


Me dicen que estoy pálida,
yo les contesto: "Color blanco sus huesos".


 

Todos los once de octubre me despido de ti. Ya van seis.

viernes, 4 de agosto de 2017

argamasa

La distancia que separa mi cuerpo de lo demás
es medio centímetro de piel.
Es la misma distancia que me separa de dejarme ser para siempre.

Veo a alguien que solía parecerse a mí mirando fijamente a su mitad.
A veces trata de sosegar el llanto sordo.
Pero nada cambia.
Excepto alrededor.

La diferencia entre despertarse al día siguiente
o no
es simplemente
ser consciente de ello.

Soy el buitre que contempla mi cadáver.
Soy a la vez yunque, martillo y herrero.

lunes, 24 de abril de 2017

raven

Perdí. Porque yo siempre lo pierdo todo.
El equilibrio.
La compostura.
La noción del tiempo.
El amor propio.
La vida, según los adultos.
Pero no el miedo.

Y sin embargo mis pasos en falso no te reverberan en las comisuras de la boca
ni ves cerrojos cuando me vuelvo tormenta.

A ti, filo del cristal que no me siega,
común denominador,
rumor de mi niebla.

Es contigo que las pérdidas se llaman inversiones,
las manos no se apartan
y los ojos saben dónde mirar.
No temes al ácido que guardo,
y sueñas las fábulas de mi vientre.

Tal vez ahora tampoco sea el momento.
Esta vez lo hemos creado nosotros.

sábado, 24 de diciembre de 2016

punto de libro. marcapáginas.

Despéjame las nubes de los ojos,
lava los enredos de mis manos,
dime que podemos.


Límpiame el plomo del pecho, aunque no lo veas.
Aunque yo no te deje.
Oblígame a mirarme y no escupir.
Derrama todos los saleros de la mesa.
Lámeme donde acabe la pena.

Que prefiero la tierra de nadie contigo a un reino con cualquiera.

Que tu significado excede todas mis palabras, da igual cuántas páginas pase.
Y doblo todas las esquinas de las hojas. Y rodeo y aislo los puntos finales.


La culpa se torna rojo.
Te miro sin verte.
Y todo se funde en negro.

Nacimos de la risa y el desvelo. Desde entonces nunca quiero morirme.