martes, 12 de octubre de 2010

El problema es que ella me recuerda lo que hiciste. Pero eso no es lo peor, porque eso ya he aprendido a soportarlo. Lo peor es que imprime en la mente que fuiste suyo. Más suyo de lo que nunca podrás ser mío. Y eso, por más que bebo lo tengo atragantado.

Llegué tarde, he llegado tarde.

6 comentarios:

  1. no hay manera de rebobinar la cinta? :(

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda a aquella frase que me resulta un tanto nostálgica, cuando siempre te intentan optimizar con mejor tarde que nunca. Yo, he reflexionado muchas veces sobre ello, hasta el día que sacas la conclusión de que hay algo peor que tarde: DEMASIADO tarde. Depende de la filosofía de vida de cada persona, pueden pensar igual o diferente, pero yo lo reflexioné como tal, y día a día me voy dando cuenta más.

    (un abrazito de
    buenas noches)

    ResponderEliminar
  3. Hay tragos difíciles de pasar, sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. buf...me identifico BASTANTE, pero igualmente me ha encantado:) tu blog está genial, te sigo!
    pasate por el mio, y si te gusta, sigueme:)
    http://charlotte-sundaysmorning.blogspot.com

    ResponderEliminar