viernes, 9 de agosto de 2013

Dos (en) horizontal, pronombre.


Soy el crucigrama del Times un domingo de resaca,
y lejos de alejarte contrariado,
pareces creador y genio de mis formas.

El sinsentido de los días.
El punto de encuentro de los extremos.
Pero tú.

Los ovillos de la piel hacia adentro,
que tú desenredas
-pero no deshilachas-
y los haces prendas
que me quito hasta antes de salir por la puerta.

Mis mentiras lo son sólo para el resto,
sintiéndome entonces tu libro de por las noches
-de cada noche-
desde hace vida y media.
Que lo que a otros les cuesta años de estudio
tú ya lo sabías antes de girarte.
Y a veces eso es peor que vivir sin tu cuerpo.

Y ahora te pregunto: qué más quieres.

6 comentarios:

  1. un tesoro intimo
    que guardas del hocico del extraño
    seguirá vivo solo para ti
    sera un secreto
    es afortunado el que se gira
    poreciosas palabras

    ResponderEliminar
  2. este poema da mucha paz y algo de desvelo, de lo bonito que es.

    ResponderEliminar